top of page

Desbloqueos creativos: La creatividad y el cuerpo entrenan en el gimnasio



Tenía que escribir un discurso sobre mi trabajo para la presentación final de un curso de oratoria y me sentía bloqueada creativamente, entonces fui al gimnasio, el cual retome después de mucho tiempo de intermitencia. 


Mientras agarraba una colchoneta para empezar mi rutina pensaba en la creatividad. En esta cualidad un como concepto sometido a una cirugía de corazón abierto. Yo defino ser creativo como generar algo donde antes no había nada. Y eso no se logra de la noche a la mañana (aunque dormir tenga mucha influencia, no lo niego).


Mientras entraba en calor, recordaba haber escuchado muy seguido mitos tales como “la gente creativa nació con un don” o “no soy creativo, no me sale”, “la creatividad es solo para los artistas” y quiero aprovechar esto para dejar algo en claro: la creatividad se entrena. 


Porque el cerebro es un músculo y también puede ser entrenado. ¿O acaso te levantaste un día después de una clase de manejo y saliste a la ruta como un experto? Obvio que no.  


Las conexiones neuronales necesitan jugar al mismo juego varias veces para aprenderlo. Esta habilidad blanda tan requerida se investiga, se amasa y se alimenta a sí misma. No hay dudas que puede interesarte más o menos, y de eso va a depender tu desempeño en esta área, pero no necesariamente de un talento innato. 


"La neuroplasticidad requiere trabajo previo y de hecho, es el nuevo lujo" eso retumbaba en mi cabeza mientras hacía sentadillas.

Me surgían objeciones remitentes de una posible audiencia cuestionadora : “¿para qué quiero ser más creativo si tengo un trabajo rutinario? ¿de qué me sirve si no pinto cuadros ni soy escultor? Y solo podía pensar en la misma respuesta…


Concretamente ser creativo en un mundo donde ya está todo inventado sirve para destacar, para encender esa chispa que de otra forma se perdería en la homogeneización de las masas y en la alienación de la cultura. 

En la vida cotidiana, la usamos para resolver problemas, elaborar respuestas al estrés, dedicarle momentos al arte que nos conecta con el espíritu, generar seguridad y confianza en nosotros mismos. Ser memorables, dejar huella. 


Dejemos un poco por fuera de lo que nos da. Veámosla como un fin en sí mismo.

Como una suerte de sensibilidad que nos conecta con la esencia de la imaginación, del juego, con algo más allá de lo que vemos diariamente, con ideas, trazos, uniones, respuestas y muchas preguntas, que lejos de ser un tema que solo le compete a la filosofía, también es parte de la creación de nuestra propia subjetividad como seres humanos.


Mientras tanto, yo seguía en el gimnasio. Me daba cuenta la cantidad de palabras que estaban en mi cabeza y cómo este discurso se iba formando segundo a segundo: "La neuroplasticidad requiere trabajo previo… Ser memorables, dejar huella” 

Los detalles sobre lo que analizaba y recapitulaba afloraban de mi voz interna como una fuente inagotable de agua, mi conocimiento en el ámbito y mis ideas inconclusas empezaban a cobrar forma como una figura difusa que va volviéndose más nítida a medida que se acorta la distancia. 


A la vez estaba liberando endorfinas lo cual estimulaba más mi cerebro, mi humor mejoraba, mis dudas empezaban a ser apenas un recuerdo y mi enfoque ya estaba puesto en mi cuerpo y su desempeño físico. Había logrado encontrar un recurso básico para ser consiente de las propias herramientas de desbloqueo creativo.


¡Claro! Estaba entrenando.

Otros músculos como objetivo original. Y ahí recordé cuántas veces escuché de la boca de gente que se dedica a la creatividad, historias de que salen a caminar para desbloquear la mente. Entonces entendí, casi como una epifanía. La idea cayó sola dentro de mi con la seguridad de una piedra arrojada en caída libre al vacío. El discurso por el cual originalmente acudí al gimnasio ofuscada acababa de nacer y ya tenía título: la creatividad y el cuerpo se entrenan en el gimnasio. 


65 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commenti


Publicar: Blog2_Post
bottom of page