top of page

¿Qué hace un coach educativo?

¿Qué es ser un coach?

El coach es un profesional que se encarga de acompañar a las personas en su proceso de desarrollo personal y/o laboral. Su objetivo es motivar, desarrollar espacios de confianza e impulsar al cliente a que cumpla sus metas.

¿Qué es el coaching educativo?

El coaching educativo es una disciplina cuyo objetivo es mejorar la performance de los distintos actores en el sistema educativo. Para poder hacerlo podemos trabajar en forma preventiva o postventiva sobre un montón de variables que aparecen en el ámbito de la educación.

Como eplemento clave de aprendizaje en un proceso de coaching, las distinciones ofrecen una ampliación del horizonte vital y de la capacidad hacia la acción.


Una distinción es un enriquecimiento, una sofisticación de nuestra relación con el mundo y con nosotros mismos. Es la percepción del matiz, de la diferencia. Las distinciones resultan tan complejas como nuestras interacciones con la realidad y las personas.


Con las distinciones abrimos nuevas opciones y alternativas. Implican riqueza y profundidad, facilitan la visión del futuro como un espacio de intervención. Una distinción es por lo tanto una posibilidad de acción. Durante las clases en vivo veremos varias distinciones, también podrás encontrar otras en el material de la plataforma





¿Cuáles son los principios del coaching educativo?

El coaching educativo se basa en los siguientes principios o pilares:

Atención individualizada. La clave de esta técnica radica en la personalización de la misma. Por ejemplo, la motivación de un estudiante que presente altas capacidades creativas no será la misma que otro al que le apasionen las matemáticas o un tercero altamente implicado con el medio ambiente. El profesor coach debe ser capaz de satisfacer las necesidades de cada estudiante y aportar a los estudiantes las herramientas que les permitan exprimir, al máximo, su potencial.


Juicios. A la hora de desarrollar el coaching educativo, la mente del docente debe ser como una hoja en blanco, sin establecer juicios de valor sobre los alumnos. ¿Hacia dónde va a guiar un maestro a un alumno si no confía en sus capacidades? No hay que olvidar la influencia del efecto pigmalión, una teoría desarrollada por Rosenthal y Jacobson en el ámbito educacional que establece que las expectativas del profesor respecto a un alumno son determinantes en el comportamiento de dicho menor. 


Autoconciencia. Se trata de un proceso reflexivo, donde los estudiantes analicen sus fortalezas y debilidades, sus intereses, sus limitaciones, sus dificultades, sus deseos y sus expectativas para que comprendan dónde se encuentran y hacia dónde quieren llegar. De hecho, muchos estudiantes fracasan, no por falta de capacidad para el estudio, sino porque no han descubierto el para qué del aprendizaje.


Responsabilidad del coachee. Una vez que los estudiantes tienen una visión clara sobre sí mismos, se genera un sentido de la responsabilidad, donde las órdenes o directrices del docente se convierten en implicación personal del estudiante. Ya no aprenderán por obligación, sino porque desean hacerlo; los logros incrementarán su autoestima, impulsándolos hacia una espiral positiva de superación.

 

Retroalimentación constante. Es uno de los aspectos indispensables para que el coaching educativo funcione. Esto supone, por un lado, que el docente debe prestar gran atención a la evolución de cada alumno, de modo que pueda detectar los avances o frustraciones de los participantes, y por otro, que debe generar un clima participativo en el que los estudiantes puedan expresar sus sentimientos libremente como paso esencial para tomar conciencia de la situación actual



Veamos algunas de las posibilidades laborales que tenemos los coaches educativos


Conversaciones 1 a 1:

Son los procesos de conversaciones más conocidos y difundidos como profesionales. El coach trabaja individualmente con el cliente (docente, director/a, estudiantes, etc), quien antes de comenzar su proceso determinar cuales son los objetivos que quiere lograr en dicho proceso. Antes de comenzar se define la famosa brecha entre la situación actual del cliente y la situación ideal a la que quiere llegar, en compañía de un coach quien con las herramientas que posee (distinciones y competencias) facilita que el cliente pueda articular eficazmente su declaración de objetivo de proceso.


2. Procesos grupales:

Los procesos grupales ocurren dentro de empresas, organizaciones, instituciones, etc., en la cual se trabaja con el observador grupal, en vez de trabajar con el observador individual como ocurre en las conversaciones 1 a 1.


Aquí la necesidad de lograr determinados objetivos depende de varias personas, por lo que es importante también el acuerdo inicial para que estén todos los involucrados en la misma página. Hay diversas dinámicas que se pueden trabajar con outdoors o indoors para efectivizar las relaciones que hay en ese sistema y así avanzar como equipo hacia la meta.



3. Conferencias:

Como coach otra forma de desarrollo profesional que tenemos es la de dictar conferencias sobre temas relevantes al coaching o a cualquier problemática que se desee, aplicando como herramienta las distinciones y competencias del coaching.


4. Formación:

Formar a otras personas como coaches y acompañarlos en sus procesos de certificación y desarrollo profesional.


5. Integración a otras profesiones:

El límite de aplicación de las herramientas de coaching las propone cada uno de nosotros, ya que distinciones de comunicación, pedidos, ofertas, compromiso, acuerdos, escucha, presencia, etc., son necesarias en todos los ámbitos de la vida personal y también profesional.

En conclusión, el coaching educativo abre muchas posibilidades dentro del campo laboral, aquí mencionamos solamente 5 pero seguramente entre nuestros lectores aparecerán más posibilidades desde su creatividad e innovación.

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page